wrapper

ARGENTINA

ARGENTINA (4)

Lunes, 25 Mayo 2015 16:40

Argentina deja de contar pobres

Written by

El ministro de Economía de Argentina, Axel Kicillof, se metió este jueves en un berenjenal en una entrevista en una emisora de radio. Le preguntaron por qué su Gobierno, el de Cristina Fernández de Kirchner, había dejado de medir en 2014 el porcentaje de pobres en la población. Entre 2007 y 2013 sus cifras habían sido criticadas por subestimar el fenómeno. Y entonces Kicillof, economista autodefinido como keynesiano y excatedrático de marxismo en la Universidad de Buenos Aires, respondió: "Cuántos pobres hay es una pregunta bastante complicada. Yo no tengo el número de pobres, me parece que es una medida bastante estigmatizante". No tardó en encenderse la polémica con la oposición.

MÁS INFORMACIÓN

El jefe de Gabinete de Ministros, Aníbal Fernández, lo defendió este viernes, en su habitual diálogo con la prensa en la acera de entrada a su oficina: "Definir si un número más o menos me define cuál es la cantidad de pobres... no es la tarea del Gobierno la cantidad. La tarea del Gobierno es ocuparse del hombre y de la mujer de carne y huesos con sus hijos, de un país federal, que tiene que encontrarle respuesta a su gente". El ministro de Economía concedió al mismo tiempo una entrevista a otra radio para aclarar: "Tomaron una declaración suelta y armaron una campaña contra mí y contra el Gobierno".

Kicillof citó este viernes las discusiones que existen en el mundo académico acerca de cuál es la mejor manera de medir la pobreza. "Hay un montón de indicadores de pobreza porque el fenómeno es complejo. En ningún lado del mundo se mide con un solo número. Por ejemplo, la pobreza estructural está relacionada con las necesidades básicas insatisfechas, que obvio que la ultramedimos en cada uno de los censos [de población cada diez años]. O la mortalidad infantil", argumentó el ministro.

Argentina es el único país de Latinoamérica que ha dejado de medir el porcentaje de personas con ingresos menores al nivel necesario para evitar la pobreza. Este viernes, en lugar de referirse a estigmas, Kicillof explicó que su país ha dejado de medirla por lo "complejo" de hacer converger el índice de precios al consumidor (IPC) de Buenos Aires, que era el que se medía hasta 2013 y que subestimaba por lo menos en un 50% la inflación, y el nuevo IPC nacional, que comenzó a regir en 2014 y que, según la oposición, aún arroja una cifra 33% menor a la real.

"No hay duda de la reducción de la pobreza en estos 12 años", se refirió Kicillof . La duda es qué ocurrió en el segundo Gobierno de Fernández

"No hay duda de la enormereducción de la pobreza en estos últimos 12 años", se refirió Kicillof a los Gobiernos de Néstor Kirchner (2003-2007) y su sucesora y viuda (desde 2007). El ministro tiene razón en ese sentido: la pobreza ya no afecta al 49,7% de la población, como en 2003, sino quizá a un cuarto de ella. La duda se instala en qué ocurrió en el segundo Gobierno de Fernández, desde 2011 en adelante.

El Centro de Investigación y Formación de la rama kirchnerista de la Central de Trabajadores de Argentina (CTA), donde ejercían actuales funcionarios del equipo de Kicillof, ha descreído las estadísticas oficiales desde 2007, pero admite un descenso del 20,1% en 2011 al 17,8% en 2013, muy por encima del 4,7% que calculó el Gobierno. Los trabajadores que se opusieron a la intervención gubernamental en el Instituto Nacional de Estadística estiman que la cantidad de pobres se elevó del 18,2% en 2011 al 25,5% en 2014, año de la devaluación del peso. La Universidad Católica Argentina (UCA) también advierte sobre una subida, del 22,9% al 25,6% en 2013. Agustín Salvia, investigador de la UCA, atribuye el presunto aumento al impacto de la inflación en los empleados en la informalidad y en los que trabajan por cuenta propia en la economía sumergida.

Según técnicos desplazados del Indec, 2014 cerró con 9,6 millones de pobres; consultoras privadas calculan una cifra mayor; el Gobierno sigue ocultando el número

Un cuarto de los argentinos vive en la pobreza. A pesar de que el Gobierno parece querer borrarlos de las estadísticas oficiales, expertos en la materia afirman que a fines del año pasado había en el país 9,6 millones de pobres.

Un informe elaborado por técnicos que fueron desplazados de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) después de la intervención del Indec, en 2007, estimó que el número de personas en esa condición aumentó 4,4 puntos porcentuales entre el segundo semestre de 2013 y el mismo período de 2014, un año caracterizado por la devaluación dispuesta por el Gobierno. Algunos informes de consultoras privadas son incluso más pesimistas: un trabajo de la consultora Ecolatina indicó que 2014 terminó con 27% de pobreza. La variación interanual es prácticamente igual a la que presentan los ex trabajadores del organismo oficial.

En la comisión técnica de ATE (Asociación de Trabajadores del Estado)-Indec afirmaron que un 25,1% de los argentinos era pobre a fines de 2014. Un año atrás, su propio cálculo era de 20,7%. Sin embargo, en la comparación con el primer semestre de 2014 se ve una desaceleración de cuatro décimas por "cuestiones estacionales".

El Indec dejó de publicar las estadísticas sobre pobreza a fines de 2013 por "problemas de empalme", según advirtió el entonces jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Agregó que el Gobierno había "erradicado" la pobreza. La cifra oficial difundida para el segundo semestre de 2013 fue de 4,7%. En ATE la estimaban en casi 15 puntos más.

En las últimas semanas el debate sobre la pobreza volvió a calentarse cuando el ministro de Economía, Axel Kicillof, sugirió que el número de pobres no se difunde por una decisión política, ya que tal medida implicaría la "estigmatización" de esos ciudadanos.

El actual ministro coordinador, Aníbal Fernández, fue menos sutil. "El Estado no está para contar pobres", dijo. En la misma sintonía, el director del Indec, Norberto Itzcovich, publicó días atrás una columna en Ámbito Financiero en la que argumentó: "No resulta fácil medir la pobreza". Según su explicación, de acuerdo con los insumos que publica el Indec y con el gusto de los investigadores, existen 6000 formas de calcular la pobreza. No obstante, el organismo que dirige no difunde ninguna.

Tal vez como una respuesta, en el sector académico -fuertemente criticado por el Gobierno, igual que las consultoras- se avanza en ese sentido.

Según pudo saber LA NACION, dentro de un mes el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) dará a conocer tres indicadores de pobreza: uno medido por ingresos, otro basado en las necesidades básicas insatisfechas (NBI) y uno con un enfoque multidimensional.

La reacción del Gobierno. Consultado sobre el informe elaborado por técnicos desplazados del Indec, Aníbal Fernández dijo que "no hay estudios privados sobre pobreza" y que "hay un señor que revolea un número".) -60px 0px !important;">) -91px 0px !important;">

El último informe de la UCA, elaborado en 2013, afirmaba que la pobreza se ubicaba entre 25,6 y 27,5%, según las dos canastas de productos y servicios que mide la universidad.

Los técnicos de ATE-Indec -que calculan sobre la base de los ingresos- afirmaron que la canasta básica total (la que fija la línea de pobreza) costaba a fin del año pasado 6384 pesos, lo que implica un incremento trimestral de 4,6% en comparación con el tercer trimestre del año pasado, cuando costaba $ 6101. Por otro lado, la canasta básica alimentaria (que pone un piso a la indigencia) fue de $ 2800 a fines de 2014. Un trimestre atrás era de $ 2676.

El documento, que será presentado hoy en el habitual abrazo al Indec que realizan todos los meses los trabajadores opuestos a la intervención, afirma que a fines de 2014 había en la Argentina 2.161.000 indigentes. Esto significa que un 5,6% de los argentinos no podía acceder a la canasta mínima para procurar su alimentación.

Cuando a comienzos del año pasado Kicillof y su equipo presentaron el nuevo IPCnu -elaborado a instancias del Fondo Monetario Internacional-, dejaron de difundir las canastas mensuales que sirven para calcular la pobreza y la indigencia. Tampoco publicaron los precios promedio de productos y servicios -escondidos desde 2008- ni las composiciones y ponderaciones de las diferentes canastas regionales que se usan para calcular la inflación.

"Para justificar la ausencia de información es que surge el burdo cuestionamiento al método de medición de la pobreza por ingresos, cuando casualmente este indicador, en las mediciones alternativas realizadas por distintos centros de investigación y por esta junta interna, comenzó a mostrar un aumento de los hogares y personas en esa situación. Esto es lo estigmatizante que el Indec y el Gobierno quieren ocultar", afirmaron en ATE.

PESIMISMO ENTRE LOS PRIVADOS

Los cálculos de los economistas privados sobre la cantidad de pobres en la Argentina son más pesimistas que los de los técnicos desplazados de ATE-Indec. Según Ecolatina, en 2014 la pobreza afectó -en promedio- al 27% de la población, lo que significó un incremento de 5,7 puntos porcentuales en un año. En tanto, la indigencia golpeó en ese mismo período a un 10% de los argentinos (un alza de 3,3 puntos).

"El crecimiento es más que importante, ya que implica que el año pasado 2,2 millones de personas cayeron en la pobreza y otros 1,2 millones, en la indigencia. De esta manera, la pobreza afectó durante el año pasado al mismo porcentaje de la población que en 2009", afirmaron, haciendo referencia al año de la crisis financiera internacional. ¿Las causas? La devaluación de enero de 2014 y el ajuste anual sobre los salarios, dijeron en la consultora.

Lo comunicó la CEPAL que resaltó la distribución del ingreso que se alcanzó entre el 2005 y 2012.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) destacó a la Argentina como uno de los países donde más se redujo la pobreza en los últimos años, y ponderó la distribución del ingreso alcanzada en el período 2005-2012, que produjo "notables progresos" en la disminución de la desigualdad.

De acuerdo con el "Panorama Social de América Latina 2014" publicado, la Cepal indicó que "en 2012, aproximadamente un 28% de la población regional se encontraba en situación de pobreza multidimensional".

El informe señaló que "las mayores incidencias se presentaban en Nicaragua, con 74,1%; Honduras, 70,5%; Guatemala, 70,3%; y Bolivia, con 58%", y puso de relieve que "las incidencias más bajas se verificaban en Chile, con 6,8%; la Argentina, con 8,1%; Uruguay, 9%; Brasil, 14,5%; y Costa Rica, 14,9%".

"Los resultados muestran que entre 2005 y 2012 la intensidad de la pobreza se redujo en todos los países, principalmente en Perú, Bolivia, Argentina y Uruguay, donde se registraron variaciones entre 1,7% y 2,8% por año"
Asimismo, destacó que "en todos los países se produjo una caída de la incidencia de la pobreza multidimensional entre 2005 y 2012", aunque remarcó que "las bajas más notorias tuvieron lugar en Argentina, Uruguay, Brasil, Perú, Chile y Venezuela, y fueron equivalentes a una disminución del índice de recuento de 7% o más por año"

En tanto, comparó que "en El Salvador, México, Honduras, y Nicaragua se registraron caídas de 1% o menos por año". La pobreza multidimensional es una categoría de medición que engloba la evaluación de dimensiones como precariedad de la vivienda, hacinamiento, servicios básicos, agua y saneamiento; energía, educación, empleo y protección social.

Asimismo, el organismo puntualizó que "los resultados muestran que entre 2005 y 2012 la intensidad de la pobreza se redujo en todos los países, principalmente en Perú, Bolivia, Argentina y Uruguay, donde se registraron variaciones entre 1,7% y 2,8% por año".

Además subrayó que "Argentina, Brasil y Panamá mostraron en el período un patrón distinto", que "revela un mejoramiento relativo de los menos pobres entre los pobres".

De acuerdo con el informe, "la tendencia a la disminución de las disparidades se aceleró a partir de 2008, sobre todo en Bolivia, Uruguay, Argentina, Brasil, México y Colombia". "De estos países, Bolivia, Argentina y Brasil también exhibieron notables progresos en la reducción de la desigualdad", afirmó la Cepal.

En ese sentido, precisó que "en lo que respecta a la distribución del ingreso en distintos grupos de población, entre 2008 y 2013 la participación del 20% de los hogares más pobres se incrementó, pasando en promedio de 5,2% a 5,6% del total". En contraste, destacó que "durante el mismo período se observó una reducción del promedio de la participación del quintil más rico, que descendió de 48,4% en 2008 a 46,7% en 2013".

En algunos países, como la Argentina, Costa Rica, El Salvador, Honduras y Nicaragua, las diferencias salariales (entre hombres y mujeres) tienden a desaparecer al controlar por horas de trabajo
Al respecto, subrayó que "se constata que la participación del quintil más pobre se incrementó en 11 de los 15 países en el período mencionado, habiéndose registrado aumentos de un punto porcentual o superiores en Argentina y Uruguay".

Del mismo modo, puntualizó que "la participación del quintil más rico se redujo en 11 de los 15 países considerados, registrándose caídas superiores a 4% en Argentina, Brasil y Uruguay".

También remarcó que "los datos muestran una tendencia a la reducción de la bipolarización del ingreso (distancia entre ricos y pobres), puesto que el índice de Wolfson disminuyó en 15 de 18 países entre 2004 y 2012, y aumentó solo en Costa Rica, Paraguay y Guatemala". "En términos de variaciones relativas por año, las mayores caídas se apreciaron en Nicaragua (2,8%), Argentina (2,6%), El Salvador (2,4%), Uruguay (2,3%) y Brasil (2,3%)", afirmó la Cepal.

Asimismo, señaló que "en Brasil es donde se aprecian las mayores expectativas respecto al bienestar futuro de los hijos e hijas", y añadió que "a continuación se sitúan Chile, Argentina, Costa Rica, Venezuela y Ecuador".

En otro orden, indicó que "en algunos países, como la Argentina, Costa Rica, El Salvador, Honduras y Nicaragua, las diferencias salariales (entre hombres y mujeres) tienden a desaparecer al controlar por horas de trabajo".

De acuerdo con el último informe del organismo, el 33% de la población sufriría gravemente un shock económico por tener ingresos inferiores a 10 dólares diarios. Un 10,9% del país ya vive en la pobreza.

En su último informe sobre Argentina, el Banco Mundial reportó que un 33% de los argentinos pertenece a una franja social "vulnerable", que podría caer en la pobreza si el país sufre un shock económico. Según los datos de 2012 del Banco, es el porcentaje de población que vive con entre 4 y 10 dólares por día.

Según desarrolla el informe del organismo en base a datos de 2012, por debajo de ese sector vulnerable hay un 10,9% de la población que ya vive en extrema pobreza, que según sus criterios para medirla conrresponde a familias con ingresos inferiores a 4 dólares por día.

Como reportó la agencia de noticias Bloomberg, el Banco Mundial pidió en su informe "impulsar la confianza de los inversores y mejorar el ambiente de negocios" para promocionar las inversiones y expandir y sostener el empleo.

El reporte, titulado “Country Partnership Strategy”, es el que elaboró el organismo para conseguir que se destrabaran hace diez días los créditos para nuestro país que estaban congelados desde 2011, como anticipó Clarín. Fue discutido el 9 de septiembre en una reunión de directores ejecutivos del Banco, que finalmente dio luz verde a créditos para la Argentina para el período 2015-2018, por un monto de entre 1.000 y 1.200 millones de dólares por año, focalizados en programas para erradicar la pobreza. Estos fondos serán destinados a planes en agronegocios, escuelas rurales y acceso a salud y agua potable. Hasta ese día, los fondos destinados a la Argentina estaban congelados por indicación de la Secretaría del Tesoro de los Estados Unidos, un país de gran peso en el Banco Mundial, porque nuestro país no regularizaba su deuda.

El análisis, de 123 páginas, también destaca que la Argentina ha desarrollado un amplio sistema de protección social que ha ayudado a “mitigar el impacto de la crisis global del 2009”.

FUENTE: http://www.clarin.com/politica/Banco_Mundial-Argentina-pobreza-40_0_1214879046.html